Consejos para realizar excavaciones seguras

Las excavaciones pueden traer consigo grandes accidentes. Por ello, hay que recurrir a especialistas para que estos lleven a cabo excavaciones seguras.

Lo primero es examinar previamente el terreno

Se tienen que identificar los servicios públicos colindantes o los que incluso pasen por el terreno en el que se va a realizar la excavación. Sobre todo, hay que prestar atención a los conductos de agua, de gas y eléctricos. El peso de la maquinaria o los vehículos pesados puede ocasionarles problemas: los conductos de agua pueden provocar desprendimientos, filtraciones subterráneas no deseadas, corrimientos... En los de gas, pueden darse explosiones y el afloramiento de gases tóxicos para el ser humano. Y los eléctricos tienen riesgo con el contacto directo o con la maquinaria.

También hay que tener en cuenta las infraestructuras cercanas a la excavación y la realización de un estudio geotérmico. Hay que identificar sobre qué clase de terreno se va a actuar y su comportamiento físico y químico con los procesos y materiales que se van a usar sobre él.

Medidas de control de riesgo sobre los trabajos de excavación

Hay que tener claro desde el primer momento que, cuanto menos tiempo esté la excavación abierta, más se reducirán los riesgos. Por otro lado, una buena planificación y el uso de los materiales de protección adecuados también son imprescindibles. Se tendrá que trazar un plan de trabajo en el cual consten datos como los tiempos de entrada, salida, maniobras y descargas de maquinaria pesada. Esto también valdrá para la organización y colocación del personal humano en todo momento.

Una vez claro el terreno donde se va a realizar la excavación, habrá que señalizar esta y, si se puede, poner una protección en el perímetro. Este tendrá que haber sido comprobado previamente como un lugar libre de peligros de desprendimiento. Asimismo, en los bordes de la excavación, se tratará de colocar materiales procedentes la excavación en todos los casos.

Los trabajadores siempre serán dotados de un casco de protección, botas de seguridad y un chaleco reflectante. Si fuera necesario, también llevarán gafas de protección, guantes, arnés, protectores de oído... Dentro de la excavación, las personas trabajarán con una distancia prudencial para reducir el riesgo de golpeo con las herramientas.

Revisiones y controles

Son imprescindibles para darse cuenta de si en el terreno comienza a haber algún fallo, como una grieta. Todos los días, el supervisor a cargo de la obra tendrá que realizar una inspección. También se deberán hacer inspecciones un poco más exhaustivas tras adversidades climatológicas como los terremotos, tormentas, inundaciones cercanas o en el caso de que se lleve un tiempo prolongado sin actuar sobre la excavación.

Las excavaciones son una actividad peligrosa, así que no dudes en contactar con nosotros si necesitas realizar excavaciones seguras o un movimiento de tierra en Granada. En excavacionesgranada.es tenemos años de experiencia.

Sin comentarios

Añadir un comentario